Sobre Nosotros

Se dice que las casas siempre preservan el espíritu de sus dueños o el aliento de sus creadores. Y debe ser verdad, porque en Le Petit Mistinguett se siente a veces, en medio de la maravillosa paz de este lujoso hogar privado, una música voluptuosa, energética y sensual y la cadencia de un ritmo femenino que se mueve entre plumas, luces y purpurina. No podía ser de otra manera.